Elegir la aleación adecuada

Elegir la aleación adecuada

Cada una de las aleaciones de metal disponibles para moldeo a presión ofrecen ventajas particulares para la pieza terminada.

Zinc - La aleación más fácil de moldear, ofrece alta ductabilidad, alta resistencia a impactos y es fácil de enchapar. El Zinc es económico para piezas pequeñas, tiene un punto de fusión bajo y promueve la vida útil prolongada de la matriz.

Aluminio: esta aleación es liviana y a la vez tiene alta estabilidad dimensional para formas complejas y paredes delgadas. El aluminio es resistente a la corrosión y tiene buenas propiedades mecánicas, alta conductividad eléctrica y térmica, y resistencia a altas temperaturas.

Magnesio: es la aleación más fácil de manufacturar y tiene una excelente relación entre fuerza y peso, además de ser la aleación más liviana que comúnmente se moldea a presión.

Cobre: esta aleación tiene una gran dureza, alta resistencia a la corrosión y las mejores propiedades mecánicas de las aleaciones que se moldean. Tiene una excelente resistencia al desgaste y estabilidad dimensional, y su resistencia se asemeja a la de las piezas de acero.

Plomo y estaño: estas aleaciones ofrecen una alta densidad y permiten producir piezas extremadamente precisas. También se utilizan para formas especiales de resistencia a la corrosión.