El moldeo a presión es un proceso versátil que sirve para producir piezas diseñadas en metal y se realiza forzando metal fundido bajo alta presión en moldes de acero reutilizables. Estos moldes, denominados matrices, se pueden diseñar para producir formas complejas con un alto nivel de precisión y repetición. Las piezas se pueden definir rápidamente, con superficies lisas o texturadas, y sirven para una amplia variedad de acabados atractivos y útiles.

Los moldeos a presión se encuentran entre los artículos de producción masiva de más alto volumen fabricados por la industria de la metalistería, y se pueden ver en miles de productos de consumo, comerciales e industriales. Las piezas moldeadas a presión son componentes importantes de productos que abarcan desde automóviles hasta juguetes. Las piezas pueden ser tan sencillas como el grifo de un lavamanos o tan complejas como la carcasa de un conector.


Introducción-al-moldeo-a-presión-Figura-1 Figura 1: en muchos lugares del hogar se pueden encontrar piezas moldeadas a presión. El moldeo a presión de zinc pulido y cromado en este grifo de cocina ilustra uno de los tantos acabados posibles con el moldeo a presión.

Introducción-al-moldeo-a-presión-Figura-2 Figura 2: estas carcasas de conectores son ejemplos de los componentes duraderos y altamente precisos que se pueden producir gracias a el moderno moldeo a presión que se realiza actualmente.