La sala de acabado es donde se encuentran las máquinas vibratorias y las celdas automatizadas de lijado. Estas máquinas sirven para pulir y alisar los materiales moldeados a presión para que queden listos para el envío.